Seguidores

domingo, 10 de mayo de 2009

Nada me importa más que la música de tus labios.


Te espere, te esperaría y te sigo esperando.
No tengo remedio, no tengo cura, no existe ninguna lección que pueda hacerme cambiar.

5 comentarios:

Poeta Errante dijo...

Nada me importa más que la música de tus labios.

Me quedo con eso. Con esas palabras tan profundas. Pocas veces me sentí tan identificada como con eso.

Gracias por pasar. Volvé. Volveré.

Saludos y que andes bien. La lección tarde o temprano, llega.

Agustinita+ dijo...

Lindo texto!

alicia en el pais dijo...

que tierno , que estético .

Bohemio dijo...

felicidades, escribes muy bien...saludos

۴ℓïdïά۴ dijo...

Yo siempre he dicho, que cuando se cambia es porque unoo realmente considera que es lo mejor, si la forma de ser o de pensar que tienes te funciona, pues que siga así n.n